Acisclo Manzano

Oficio:

País:

La madera y el barro, sean gallegos, castellanos o baleares, constituyen las materias de este escultor poderoso, de belleza formal inefable, capaz de arrancar de cualquier tradición y hacer suyo el resultado.

Nació en los años posteriores al final de la Guerra Civil,  en el seno de una familia conservadora y profundamente religiosa. Sin antecedentes familiares artísticos notables, comenzó tallando portarretratos y paneles de cajas de habanos con cuchillas de afeitar que posteriormente vendía en el Sanatorio de Piñor, donde estuvo ingresado un tiempo a la edad de doce años.

Consiguió el título de oficial tallista de tercera clase en la Escuela de Formación Profesional Acelerada, pero en vez de entrar en un taller como aprendiz decidió participar en las oficinas de Sindicatos, lo que le proporcionó algunas becas de poca cuantía. Junto con Xaime Quessada y Xosé Luis de Dios formó el grupo “O Volter” que pretendía posicionarse como la vanguardia gallega y promocionarla en el exterior. Posteriormente pasó a denominarse “Siete artistas gallegos” tras la incorporación de Manolo Buciños, Arturo Baltar, Virxilio y  Xavier Pousa. 

Ingresó en el taller que  Francisco Asorey tenía en Santiago de Compostela, pero la falta de entendimiento entre ambos lo indujo a matricularse en la Escuela de Artes y Oficios compostelana.
Su primer encargo fue una imagén de Cristo para la iglesia de Montealegre en su barrio ourensano, a la que siguieron múltiples obras de carácter religioso. Algunas de ellas no gustaron a la diócesis y fueron retiradas, pasando finalmente a formar parte de los fondos del Museo de Ourense.

Gran viajero, en la década de los sesenta recorrió los países escandinavos junto con X. Quessada.

A este primer viaje, le siguieron otros junto con Pousa, Buciños y Quessada, con los que visitó Italia, Grecia, Turquía, Siria, Líbano, Egipto y América, donde realizó una exposición en el Museo de Arte Moderno de México.

A partir de 1969 comenzó a pasar largas temporadas  en Ibiza, ambiente que impregna su lenguaje formal de influencias mediterráneas, componiendo obras más sensibles y elegantes.

 

acisclo manzano y yo